La Plaza de Mercado de Sahagún, un lugar repleto de gente buena y deliciosa sazón sabanera.

0

En la Antigua Grecia el ágora era el término utilizado para designar a la plaza pública de las ciudades-estado griegas (polis). Era un espacio abierto, centro del comercio (mercado), de la cultura y la política de la vida social de los griegos.

En las antiguas ciudades romanas el foro originalmente era el término usado para referirse al lugar de la ciudad donde se establecía el mercado. Posteriormente el foro se fue transformando en un espacio público con funciones comerciales, financieras, religiosas, judiciales y de prostitución, además de ser el lugar donde los ciudadanos romanos realizaban comúnmente su vida social.

En el urbanismo español e hispanoamericano, la plaza de mercado es conocida como Plaza Mayor —las otras se denominan plazuelas—, mientras que en el musulmán corresponde al Bazar. La tendencia a cubrir las plazas abiertas de mercado respondía a los ideales higienistas del siglo XIX, y desarrolló una particular arquitectura utilizando las nuevas posibilidades de la arquitectura del hierro.

El concepto no se aplica tanto al nuevo concepto de centro comercial, propio de finales de siglo XX y comienzos del XXI.

En la cultura anglosajona, una plaza de mercado es cualquier población donde se celebre mercado, de forma continua o periódica, especialmente si es importante en una comarca o destaca por algún motivo desde un punto de vista agrícola, mercantil o financiero; por ejemplo, las que celebran una feria.

La visión de la antropología sobre los lugares de mercado es la de lugares donde se intercambian no sólo productos, sino también informaciones de todo tipo y donde se establecen y renuevan lazos personales y grupales.”

Siendo consecuentes con lo anteriormente mencionado, visitar la Plaza de Comidas y la Plaza de Mercado en Sahagún Córdoba puede resultar la mejor experiencia para conocer al verdadero sahagunense, allí se dan cita diversos representantes de nuestra sociedad y entre compras y consumo de alimentos se intercambian cálidos saludos o se sostienen interesantes conversaciones.

Lo más significativo de esta visita lo constituye la amabilidad de personas como “La Negra”, “Doña Elio”, “Doña Juana”, “Doña Olfa”, “La Cachaca”, “La Flaca y Jesús David” y “Betilda”, solo por mencionar los nombres más visibles y quienes están dispuestos a atender a propios y visitantes para brindarles lo más representativo de la gastronomía sabanera en un lugar digno, no solo para nuestros campesinos, sino también para todos quienes acuden a consumir sus productos traídos desde diferentes rincones rurales de nuestro querido municipio.

Por esta época de Semana Santa, pese a los conceptos de los ambientalistas y las campañas por preservar las especies en vía de extinción, aparecen típicos y deliciosos platos heredados de nuestros antepasados zenues. Allí se puede degustar un “Mote de Palmito”, un “Mote de Pescado”, un “Cabeza de Gato” acompañado de chicharrones machacados, un Chocolate Criollo caliente, un exótica “Bandeja de Hicotea”, una “Cachama frita” acompañada de “Yuca harinosa”, un “Revoltillo de Ponche”, un “Arroz de Frijolito”, un “Revoltillo de Bagre”, una “Ensalada de Berenjena”, una “Viuda de Bocachico” o el mismo pez pero frito; un fresco “Queso sabanero” y por supuesto el infaltable “Mote de Queso”. Todas estas ricuras puede acompañarse con deliciosos jugos naturales preparados con frutas frescas.

La invitación entonces, es a visitar nuestra Plaza de Mercado y apoyar a todas estas personas quienes pueden ser la mejor carta de presentación de la ciudad cultural de Córdoba Colombia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta