Un año sin Alexander, el Sahagunense muerto en confusos hechos en Tocancipá Cundinamarca.

0
alexander_padilla
Un año sin Alexander José Padilla Montes.

En los designios del hombre siempre hay un día, para dejar  bajo la tierra o en el mausoleo familiar al amigo, al hermano o al familiar más cercano, y evocar cada mañana sus más gratos recuerdos  que como voces  de niños,  nos marcan la memoria  de los días en que no  has estado entre nosotros, para compartir las alegrías y las tristezas.

Este 14 de Diciembre se cumple el primer aniversario de tu muerte, por eso familiares y amigos evocamos lo mejor de tu paso por la vida, entendiendo que por  designios de Dios hay leyes que doblegan los sueños.

Un año sin Alexander José Padilla Montes, el sahagunense que en confusos hechos perdió la vida en la población cundinamarquesa de Tocancipá. Hoy tus padres, Neil   Padilla  y Gladis Montes Rivera, tus hermanos y amigos te recuerdan y evocan tu nombre, porque aún no asimilan tu partida y esperan que se haga justicia, para que tu muerte no quede en la impunidad.

Alexander  José, fue un excelente hijo, un soñador y un aventurero, por eso desde que estaba en la mocedad de sus días contempló en su proyecto de vida, estudiar y ser futbolista.

En la Normal, se destacó por su disciplina, obediencia y amor al  arte y el deporte, por ello integró la selección de fútbol y los grupos de danzas de la Institución.

Su pasión era el fútbol, por ello desde  su más temprana mocedad, se enroló en la escuela de formación “los Pibes” del nono  Padilla, de allí saltó al club Unión de Montería , para las eliminatorias zonales de Pony Futbol, donde sale campeón y logra jugar el prestigioso torneo en enero del año 96.

Era un joven hecho  para jugar fútbol, integró las selecciones de Sahagún en diversas categorías, sub 14, sub 16 y sub 17, su agilidad y destreza  para manejar el balón, le permiten  hacer parte del proyecto de la primera C, de Hernando Ferrucho y Armandito Tuirán, con excelentes resultados.

Por razones de trabajo se traslada a Bogotá, pero es el futbol el que lo regresa en vacaciones de diciembre a su natal Sahagún, y juega los intercolonias de los años 1.999 al  2.002 con los oncenos  de  Sahagún en Bogotá  y Cundinamarca.

Hoy,   un año después de tu trágica partida, tu recuerdo sigue intacto entre tu gente, porque fuiste  una persona que nació para quedarse entre los suyos, muy a pesar de la lagrima que ronda entre los deudos,  cada vez que a la memoria asoma tu nombre para ahondar la tristeza  y desnudar el vacío que dejaste en tu familia.

PAZ EN SU TUMBA.

No hay comentarios

Dejar una respuesta