PELLO ELÍAS, EL LLANTO QUE NO VÍ, PERO QUE SENTÍ.

1
Pedro Jose Elias Peña

Siempre que voy a Sahagún es una orden cultural, sabanera y vallenata visitar al maestro Pello Elías y a muchos artista de nuestro pueblo, amigos y conocidos, hoy me refiero a Pello Elías porque es quien más necesitado está, al menos eso es lo que veo y presiento yo, es decir los otros que saludo y visito están sino bien, tranquilos, Pello No, el está muy necesitado.

A finales del 2011 estuve en mi pueblo pasando unos días con la familia, la tarde que llegué donde Pello estaba sentado en su casa frente a la avenida como siempre observando lejos, viendo pasar la gente y saludando a quienes lo conocen, estiman y respetan musicalmente, al lado de él la figura insigne de Eligio Vega, el Amiguito, su compañero de penas y alegrías, clase aparte, yo que conozco la situación de Pello porque con él la he vivido cuando voy allá o cuando él viene a Cartagena, sentí su tristeza, vi su rostro cargado de lagrimas internas, vi su figura, su cuerpo discapacitado pidiendo que las amistades lo comprendan, lo ayuden, vi a Pello regular y dije, Pello no está bien. Hoy día no tiene trabajo, antes trabajaba en la escuela de música, este año no tiene contrato, se rebusca con el carro haciendo de taxi, y de la cantinita que tiene en su casa, a veces de cualquier parrandita que le salga, muchos lo han abandonado, pocos llegan a su casa donde tiene el negocio de cervecitas y video, a veces ni lo saludan, pasan de largo y ni siquiera  se toman una cervecita para ayudar al artista, por eso repito, sentí que lloraba, pero no vi sus lágrimas, eso me dolía en el alma, esto no puede ser.

Pello en el mismo cuarto donde duerme tiene su computador para colocar la música, el enfriador de las cerveza y una cama en precarias condiciones para su inconveniente de invalidez, muchos sabes de su mal momento y aun así lo ignoran, solo pocos le ayudamos aunque sea, como dije antes, comprando las cervecitas y pasando un rato con él, agradándole el momento.

Antes de regresar a Cartagena visité de nuevo a Pello, me decía que no se sentía estable, que quería irse a Bogotá a buscar mejor vivir ya demostrar más su arte de tocar el acordeón, no le dije nada, ni siquiera pensé nada, el en su interior y en su vivir define su tranquilidad, ese día igualmente lo noté dudoso, cansado, preocupado, y con todas las situaciones difíciles, YO que lo he ayudado, hoy quiero en este medio compartir mi vivencia a su lado, esperando así como lo he hecho y siempre y cuando las cosas buenas me acompañen lo seguiré haciendo, quiero que quienes manejan las relaciones y tiene la capacidad lo ayuden, para que Pello se vea más alegre, tenga un trabajo, tenga una buena cama donde dormir, un buen ambiente donde laborar, le salgan unas buenas parrandas donde se faje a interpretar música sabanera y vallenata con su acordeón y así, cuando vuelva a ir, ver y saber que Pello está, sino feliz, llegando a la felicidad de ser amado, respetado y considerado, se que Dios está con él, pero adicionalmente nosotros debemos darle más, sé que muchos están de acuerdo conmigo, un abrazo. He dicho ombeee

 

ROBERTO CARLOS BRÚN OYOLA

1 COMENTARIO

  1. Hi blogger, i must say you have high quality posts here.
    Your blog should go viral. You need initial traffic
    boost only. How to get it? Search for: Mertiso’s tips go viral

Dejar una respuesta