El parnaso colombiano celebra hoy el natalicio ciento treinta del poeta soledeño Gabriel Escorcia Gravini

0

El mundo de las letras celebra hoy los ciento treinta años del natalicio del vate soledeño Gabriel Escorcia Gravini, quien a juicio de una de las personas más estudiosas de su obra el pintor Fernando Castañeda, nació el 19 de marzo de 1891, en Soledad, y falleció el 28 de diciembre de 1920 a la edad de 29 años en esa misma población caribeña.

Por tal acontecimiento en el día de hoy, un grupo de amigos y poetas de Soledad, liderados por Fernando Castañeda, ofrecerá un recital denominado “entre tumbas” con la obra inédita del poeta soledeño.

En una especie de ensayo investigativo el profesor Fernando Castañeda, valiéndose de unos manuscritos del poeta Gabriel Escorcia Gravini, titulados “Alma Lirica” revelados después de más de cien años de haberlos escrito, le permite desmitificar la leyenda de la tradición oral, cuando aseguraba que el poema La Gran Miseria Humana había sido escrito de una sola intención, la misma noche que visitó el cementerio y se encontró con una calavera que el sepulturero, por olvido había dejado fuera de la tumba.

En el libro el maestro Fernando Castañeda, nos cuenta que todos los 28 de diciembre desde el año 2.005 le lleva al cementerio serenata y el recital entre tumbas, como un gesto de perpetuar su nombre y su obra poética.

Según Fernando Castañeda, Escorcia Gravini es cantor del amor, la vida, la amistad, la naturaleza, la soledad, el orgullo, la vanidad y la muerte como una reflexión axiológica, que utiliza hasta el día de su partida, porque era consciente que, para no morir en posteridad su piedra filosofal era la poesía.

El maestro Lisandro Meza, ha contado muchas veces, como llegó a él la poesía y porqué la grabó, indicando que una noche de parranda en Los Palmitos, Sucre, por allá en los años setenta, escuchó a unos borrachos declamando varias estrofas del poema “la gran miseria humana” poema sobre el cual se han tejido varias historias relacionadas con su creación.

Al maestro Lisandro Mesa le llamó la atención lo que relataba el texto poético que cantaba el borracho, la forma como se expresaba un reclamo a una persona muerta, cuando se le preguntaba a la calavera, por la carne que le dio hermosura bella, por su cabellera frágil, liviana y dorada, por los ojos con que mató de hinojos a idílicos corazones, por sus labios rojos como un clavel y por todos aquellos encantos que adoraron su belleza de mujer, le gustó, le adaptó música de corte cubana y lo grabó en 1976 para Discos Fuente.

“Una noche de misterio / estando el mundo dormido / buscando un amor perdido / pasé por el cementerio. / Desde su azul hemisferio / la luna su luz ponía/ sobre la Gran Muralla fría / de la Necrópolis Santa / en donde a los muertos canta / el búho su triste elegía”.
“Dime hermana calavera, / ¿qué hiciste la carne aquélla, / que te dio hermosura bella, / cual lirio de primavera? / ¿Qué se hizo tu cabellera, /tan frágil y tan liviana, / dorada cual la mañana, /de la aurora al nacimiento? / dime, ¿qué se hizo tu pensamiento? / Responde, miseria humana. / ¿Dónde está la masa gris, / de tu cerebro pensante? / ¿Dónde en bello semblante, / y mejilla sonrojada, / a veces en noche helada, / quiso robarse un amante”.

A Escorcia Gravini era todavía un niño cuando le diagnosticaron lepra y en esa época el presidente Rafael Reyes ordenó el aislamiento de los leprosos, ya que Colombia era para la época uno de los países con mayor incidencia de la enfermedad y eso, según Reyes, afectaba el comercio internacional.

Tan pronto conocieron la escandalosa información, las autoridades municipales iniciaron la búsqueda de Gabriel Escorcia Gravini con el fin de llevarlo a un centro de atención de leprosos en el departamento de Bolívar conocido como Caño de Loro, situación que según lo contado por Fernando Castañeda, motivó a sus familiares a construirle una habitación especial en el patio de su humilde vivienda, que él en uno de sus célebres poemas llama “mi celda cristiana”.

Hoy Ciento treinta años después de su natalicio, la poesía del vate soledeño sigue vigente, que bueno sería que en los colegios y ahora el día internacional de la poesía, se leyera en los colegios sus textos poéticos.

 


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/sahagunc/public_html/noticias/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

No hay comentarios

Dejar una respuesta