Sahagunense Mayerlín Vergara, recibió el premio Nansen, otorgado por la Agencia para los Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR)

0

­La sahagunense Mayerlín Vergara Pérez, recibió este lunes de manera virtual el premio Nansen, la máxima distinción de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en reconocimiento a su trabajo y compromiso en la lucha contra la explotación sexual infantil.

Cada año, el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR destaca la labor sobresaliente de individuos u organizaciones dedicadas a la protección de personas refugiadas, desplazadas y apátridas, en el presente año la distinción fue otorgada a Mayerlín Vergara Pérez, Coordinadora Regional de la Fundación Renacer en la Guajira, por su extraordinario trabajo a favor de niñas, niños y adolescentes víctimas de trata y explotación sexual comercial.

La activista colombiana Mayerlín Vergara Pérez, conocida como «Maye», recibió del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, el máximo galardón entregado por ACNUR, el Premio Nansen para los Refugiados, en reconocimiento a sus más de 20 años de carrera dedicados a rescatar a niños y niñas explotados sexualmente y víctimas de trata, con la Fundación Renacer en La Guajira.

La Fundación Renacer, abrió en 2019 un nuevo centro en Riohacha, departamento de La Guajira, preocupada por la situación de niños, niñas y adolescentes refugiados y migrantes provenientes de Venezuela que se encontraban en situaciones muy vulnerables frente a la explotación sexual comercial y a la trata de personas.

Mayerlín Vergara lideró la apertura del centro y desde entonces, con su equipo de trabajo y en articulación con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, y el apoyo de la cooperación internacional, ha ofrecido a niños, niñas y adolescentes una oportunidad para curar sus heridas y volver a soñar.

La docente y socióloga sahagunense, ha pasado gran parte de su vida rescatando a niños que son explotados y traficados para fines sexuales, muchos de ellos refugiados y sobrevivientes de explotación sexual comercial.

No hay comentarios

Dejar una respuesta