Musa Besaile aterrizó en la JEP con parapolítica y cartel de la toga

0

Hace un año, la Corte Suprema envió el proceso del excongresista de Córdoba a esa jurisdicción. El exsenador del Partido de la U se comprometió a revelar varias verdades.

El excongresista Musa Besaile se entenderá a partir de ahora con la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). El 23 de enero de 2019, la Corte Suprema de Justicia envió todos los expedientes que tenía sobre él a la JEP, por solicitud suya, pues el exsenador sostenía que casos como el de la parapolítica tenían relación con el conflicto armado y, por ende, era la JEP su juez natural. Y la JEP, que no solo se llevó el expediente de parapolítica, le acaba de dar la razón. Besaile fue aceptado como agente del Estado no miembro de la fuerza pública.

«El compareciente se encuentra en la obligación no solo de reconocer los hechos delictivos en los cuales participó, un aporte exhaustivo, sino que estos se deben ver reflejados en una materialización a la garantía de no repetición de las víctimas», dice el documento conocido por este diario. En el documento de la JEP, conocido por El Espectador, queda consignado que, además de estos dos escándalos de corrupción por los que fue aceptado, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas entraría a estudiar los 13 expedientes que adelantó la Sala de Instrucción de la Corte Suprema contra el excongresista y varios procesos disciplinarios en la Procuraduría.

Sin embargo, esta justicia transicional hizo la salvedad que «la decisión de iniciar el estudio de la solicitud de sometimiento sobre los procesos advertidos no implica para el señor Musa Besaile Fayad, por ahora, que la JEP tenga competencia sobre los mismos, ni el otorgamiento de los beneficios solicitados, pues que todo ello será objeto de análisis por parte de la Sala y resuelto mediante resolución debidamente motivada».

Besaile Fayad fue detenido en agosto de 2017 al descubrirse que pagó $2.000 millones para engavetar su expediente por parapolítica. Fue la génesis del llamado cartel de la toga, en donde resultaron salpicados, entre otros, tres expresidentes de la Corte Suprema de Justicia: Francisco Ricaurte, Leonidas Bustos y Camilo Tarquino; el entonces fiscal jefe de la Unidad Anticorrupción, Gustavo Moreno, y su socio, Leonardo Pinilla (ambos extraditados y condenados en Estados Unidos), y el exmagistrado Gustavo Malo , acusado por el Senado de la República por los delitos de cohecho, concierto para delinquir, prevaricato por acción y omisión y utilización de asuntos sometidos a reserva.

Tomado de EL ESPECTADOR

No hay comentarios

Dejar una respuesta