En Sahagún, poeta soledeño Gabriel Escorcia Gravini, visibilizado a través de la obra de Fernando Castañeda

0

Sahagún.- A un año de cumplirse los cien años del natalicio del poeta soledeño Gabriel Escorcia Gravini, autor de la gran miseria humana, la comunidad y los estudiantes sahagunenses tuvieron un acercamiento al estudio de su obra poética y ello gracias a la disertación del pintor, escritor y periodista Fernando Castañeda García, en el marco de la presentación de su libro “El amor y la muerte en el laberinto del poeta”, en el espacio novedades editoriales de festicultura.

El libro del maestro Fernando Castañeda, es un ensayo de corte investigativo que además de recoger parte de la obra inédita del vate caribeño, la analiza y la utiliza para visibilizar y humanizar a un poeta estigmatizado del que poco hablan las compilaciones y antologías de la poesía costeña.

El acto se cumplió en el salón blanco de la Institución educativa El Nacional, donde el escritor en un lenguaje ágil y sencillo conversó con los asistentes y les mostró las bondades de la poesía de Gabriel Escorcia Gravini, de la cual poco se conoce toda vez que murió joven a los 29 años, víctima de una penosa enfermedad.salón blanco de la Institución educativa El Nacional

En el libro “El amor y la muerte en el laberinto del poeta”, Fernando Castañeda, luego de leer los más de cincuenta poemas contenidos en el manuscrito “Alma lírica”, muestra a los lectores las dimensiones de una poesía concebida para ser inmortalizada, donde se evidencia que era un poeta de oficio y de pasión.

En el libro se nos presenta a un Escorcia Gravini, como cantor del amor, la vida, la amistad, la naturaleza, la soledad, el orgullo, la vanidad y la muerte como una reflexión axiológica, que utiliza hasta el día de su partida, porque era consciente que para no morir en posteridad, su piedra filosofal era la poesía.Fernando Castañeda

Para Eudes Bula García, el lanzamiento del libro se convirtió en toda una novedad bibliográfica, donde los asistentes conocieron aspectos inéditos del autor de la Gran Miseria Humana, su obra insigne, muy de moda en el año 1.976, cuando el artista Lisandro Meza le puso melodía y la grabó en uno de sus álbumes musicales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta