En Sahagún, Gustavo Tatis Guerra, presentó su más reciente trabajo narrativo, titulado “La flor amarilla del prestidigitador”

0

Sahagún: El narrador, poeta y pintor Gustavo Tatis Guerra, presentó en el marco de la celebración de los 243 años de la fundación del municipio de Sahagún, su más reciente trabajo narrativo “La flor amarilla del prestidigitador”, texto que recoge aspectos humanos y literarios de la vida del nobel Gabriel García Márquez, en acto cumplido en el salón blanco de la Institución educativa El Nacional la tarde del viernes 7 de Junio.

La presentación del libro se enmarcó en la representación de tres cuadros vivos, connotativos a episodios de obras literarias del laureado escritor colombiano, un trabajo que fue coordinado por los docentes del área de humanidades con la participación de jóvenes estudiantes.

En su presentación que fue a manera de diálogo coloquial con otro escritor del terruño Julio Sierra Domínguez, Tatis Guerra contó cómo por más de veinte años se convirtió en un cazador de historias, anécdotas y hechos que marcaron la vida de García Márquez en su periplo por el mundo.

Gustavo Tatis, le contó a los sahagunenses detalles de la manera como logró concebir un texto narrativo en 17 capítulos, que muestra aspectos desconocidos del Nobel colombiano, en el cual sin ser una biografía, prevalecen en gran parte sus vivencias y memorias.

“La flor amarilla del prestidigitador”, nos muestra con lujo de detalles la relación entre Gustavo Tatis Guerra y la familia de Gabo, a raíz de un encuentro fortuito del autor del libro, con el padre de Gabito, en Cartagena cobrando la pensión de la abuela.

De ese encuentro nacen las coordenadas precisas para que el escritor sahagunense inicie por más de dos décadas, las pesquisas e investigaciones que lo llevaron a escribir el libro y contar de una manera diferente la vida de García Márquez, en un lenguaje cargado a juicio del autor, de detalles minuciosos que han centrado la atención de los críticos y biógrafos del nobel colombiano.

Julio Sierra Domínguez, por más de dos horas, en una conversación fluida y expectante, le fue sacando al autor de “La flor amarilla del prestidigitador”, confesiones y hechos que fueron trascendentales para su escritura y que los asistentes al evento se llevaron para comprender mejor el trabajo narrativo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta