Concejales y diputados sí podrán aspirar en elecciones de octubre

0

La lectura incompleta de un artículo del nuevo Código Disciplinario que acaba de sancionar el presidente Iván Duque puso a temblar a más de un concejal y diputado que tiene intenciones de aspirar a alcaldías y gobernaciones, en las elecciones del 27 de octubre, y a celebrar antes de tiempo a sus contradictores.

El revuelo se desató luego de que un confidencial de la Revista Semana, titulado ‘Pánico electoral’, dejara entrever que los integrantes de las corporaciones administrativas que quieren apostarle a otros cargos de elección, no podrían hacerlo por cuenta de una nueva incompatibilidad que dispuso esta norma.

Sin embargo, al consultar sobre el verdadero alcance del artículo en cuestión (el 43 de la Ley 1952), se pudo precisar que este en realidad no le genera ningún inconveniente a los corporados para someterse a otra elección, toda vez que no establece inhabilidades adicionales para ocupar un cargo público.

Lo que sucedió es que tanto el medio de comunicación, como quienes replicaron la información, no tuvieron en cuenta todo el contenido del artículo y se remitieron solo al primer párrafo, el cual, leyéndose de esta forma, sí puede dar lugar a interpretaciones como las que se hicieron.

Tranquilidad para los precandidatos de Sahagún y la región

En cuanto al tema local, el actual diputado del departamento de Córdoba, José Hugo Restán Sánchez, uno de los que sería precandidato a la Alcaldía de Sahagún, era uno de los principales afectados por la mala interpretación de este artículo y por el “pánico” generado por los medios nacionales, sin embargo en diálogo con este medio, nos puedo afirmar que su precandidatura sigue en pie y que está buscando la manera de concretara y hacerla una realidad.

Además de Restán Sánchez, habrian otras figuras de la política local y regional que habían puesto “el grito en el cielo” luego de leer el articulo publicado por la revista semana  titulado “Pánico electoral en alcaldías y gobernaciones” donde se afirmaba que “El nuevo Código Disciplinario (Ley 1952), firmado por el presidente Iván Duque el 28 de enero, puede tener unas consecuencias inesperadas en las campañas a alcaldías y gobernaciones.” Articulo que muchos mal interpretaron.

“No hay de qué preocuparse”

El abogado Jhon Jairo Rey Ortiz, especialista en Derecho Administrativo y magíster en Estudios Políticos, fue uno de los primeros en advertir el error de lectura que se estaba cometiendo y el cual desencadenó el alboroto político.

“Lo que hubo fue una mala lectura del artículo. De ser  como se intentó decir, esta norma llegaría al absurdo de que ni siquiera podrían reelegirse los diputados y concejales. Entonces, en conclusión, lo que este artículo hace es establecer otras incompatibilidades, a las que hacen referencia los literales a y b”, explicó Rey

La tesis del abogado Rey la confirmó el exprocurador delegado y constitucionalista, Juan Carlos Novoa, uno de los integrantes del comité encargado de redactar el nuevo Código Disciplinario.

En entrevista con Blu Radio, Novoa dijo que los concejales y diputados no tienen de qué preocuparse, pues lo que se hizo fue una lectura a medias del artículo 43.

“Realmente este artículo se modificó simplemente en cuanto a adicionarle los doce meses después de retirados del cargo. Esta misma incompatibilidad se encuentra en el antiguo Código Disciplinario y está vigente desde la Ley 200 del año 1995. No está generando inhabilidad para ocupar otro cargo”, precisó.

El constitucionalista sostuvo que la norma ni siquiera da lugar a interpretaciones. “La inhabilidad es una restricción para ser elegido y aquí no estamos hablando de una causal de inelegibilidad”, explicó.

Dijo que el artículo completo lo que expresa es que a los gobernadores, diputados, alcaldes, concejales y miembros de las Juntas Administradoras Locales se les genera una incompatibilidad durante el periodo de su gestión y hasta doce meses después, “para ejercer dos actividades precisas que trae el numeral a y b”.

Esto es, según la norma, intervenir en nombre propio o ajeno en actuaciones administrativas o contractuales en la misma jurisdicción en la que ejerció, o ser apoderado ante entidades públicas.

Fuente: www.laopinion.com.co

No hay comentarios

Dejar una respuesta