Sahagún, ejemplo de civismo y cultura

0

Por: William Rafael Caldera Pantoja

“¡Vamos a ver el desfile! ¡Nos llevamos unas sillas para sentarnos en el andén! ¡Ah, y nos llevamos unos mekatos para ver el espectáculo!”… Estas son algunas de las expresiones que se escuchan entre los sahagunenses previamente al desfile inaugural del Festival Nacional de Cultura.

Desde muy temprano en la tarde los sahagunenses se apuestan a lado y lado de las calles por las cuales transcurrirá el desfile del Festival Nacional de Cultura. Todo un pueblo expectante ante la fiesta que por casi 50 años les ha permitido el epíteto de “Ciudad Cultural” y les identifica en el contexto nacional de festividades colombianas.

Pero lo que da gusto ver es como este pueblo cada año es ejemplo de respeto, de civismo y buen comportamiento: aplauden espontáneamente y emocionados cuando algo les gusta y callan cuando algo no les parece adecuado, respetan el espacio por donde se presentan los danzantes al no invadir la calle, no necesitan de policías ni del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAT, no necesitan vallas ni cintas de peligro, los pasacalles no los tienen que recoger para poder pasar entre el público, no lanzan agua, ni espuma, ni objetos a los artistas; disfrutan del evento en familia, brindan agua espontáneamente a los visitantes, por un instante ríen y son felices.

Si hay alguien a quien felicitar y de quien sentirse orgulloso es de este pueblo, de la gente del común, de todos los que muestran la cara linda del Sahagún que celebra, del Sahagún que vive una catarsis, una experiencia purificadora con las diferentes expresiones de la creatividad humana.

Cuando hemos conocido de cerca la mayoría de las festividades del Caribe colombiano podemos gritar ¡Bravo Sahagún!

No hay comentarios

Dejar una respuesta