LAS MUJERES MAS VIEJAS DE COLOMBIA.

0
CATALINA Y SU AMIGA BERTHA

Ahora este municipio tiene otro motivo para sentirse orgulloso, pues todo indica que en sus calles se crió la que podría ser la mujer más vieja del país y una de las más longevas en el mundo.

Como reza el dicho popular: “el corazón no envejece, la piel es la que se arruga”, esto aplica para Catalina Rosa Hoyos Guerra, una dama orgullosa de los años que tiene, nació el 29 de junio de 1901 en Sahagún, tiene 8 hijos; 32 nietos y 24 bisnietos. Hace poco cumplió 110 años de edad, siempre fue una mujer de hogar, no le gustan las fiestas. Su vida estuvo marcada por su fe, a la cual le debe su larga existencia, como ella asegura. Pertenece a las congregaciones de la Virgen del Carmen y a la del Sagrado Corazón de Jesús, pero lamenta es no poder asistir a las misas y las procesiones, pues esto la fatiga mucho.

Lo que más le gusta a doña Catalina, es recibir la visita de sus amigas y la de sus nietos, lo mejor de todo, es que a pesar de su larga edad maneja muy bien el celular, el cual usa constantemente.

Según sus familiares es una afortunada porque no sufre de ninguna enfermedad, ni toma ninguna clase de drogas, se basta por sí misma y no deja que le ayuden en nada.

Por otra parte y con unos añitos menos de vida, está María Carlos Arrieta de Arrieta, quien hace pocos días celebró su cumpleaños 107, juntos a su extensa descendencia.

Esta veterana mujer nació un 10 de Julio de 1904, en Bajo Grande, corregimiento perteneciente a Sahagún, a sus 107 años ha tenido una vida tranquila y llena de mucha felicidad.

Su familia la componen 18 hijos, cinco de ellos ya fallecidos; 84 nietos, 114 bisnietos y 6 tataranietos, los cuales llenan su vida de gozo como ella misma lo manifiesta.

María Arrieta en su juventud le gustaba mucho la fiesta, sobre todo los fandangos y era una de las que cuando sonaba la primera trompeta ya estaba en la rueda del fandango con sus velas encendidas y cansando a los parejos.

Dice que el secreto para vivir tantos años es tomar las cosas con calma, tener buenos hábitos, evitar el alcohol y el cigarrillo. Sus hijas aseguran que no padece de ninguna enfermedad.

No consume ninguna clase de drogas y come casi de todo, excepto la carne de res y porque no le provoca. A sus hijos los tuvo con partera y nunca les dio teteros, a todos los alimentó con leche materna y “por eso están bien criados”, resaltó con fuerte acento.

No hay comentarios