Las tiendas “sex shop”, cada vez más, están dejando de ser Tabú en Sahagún.

0

“La palabra tabú designa a una conducta moralmente inaceptable por una sociedad, grupo humano o religión. Es la prohibición de algo supuestamente extraño (en algunas sociedades), de contenido religioso, económico, político, social o cultural por una razón no justificada basada en prejuicios infundados.”

Las sex shops, como su nombre lo indica,  son establecimientos donde se venden artículos o productos relacionados con la sexualidad, entre los cuales se encuentran películas, revistas, lencería erótica, juguetes, productos para practicar el sexo seguro, entre otros. El tabú que rodea la sexualidad había mantenido a estos sitios comerciales en un segundo plano, sin embargo la tendencia ha comenzado a cambiar, de la mano de la literatura y las industrias de entretenimiento masivo.

Los locales de sexo son más visibles hoy, según expertos, todo se debe a que la sexualidad cada vez hace más parte de la cotidianidad. Si bien es cierto que estas tiendas son comunes en grandes urbes, estos locales no son comunes en poblaciones medianas o pequeñas debido a que existe cierto estigma o tabú con respecto a este tema.

Las condiciones culturales están cambiado a pasos agigantados, es por ello que un par de jóvenes sahagunenses se han arriesgado a incursionar y “romper el hielo” con este tipo de negocios en el municipio de Sahagún. Con profesionalismo nos hablan de sus experiencias empresariales y de los gusto predilectos de sus clientes.

Loly Díaz y Edwar Yanez, propietarios de Sexto sentido y Eros tienda, respectivamente, nos hablan de manera abierta sobre sus experiencias en el novedoso mundo de las tiendas eróticas.

En una conversación entre amigos sobre temas sexuales donde nos contábamos de nuestras experiencias, surgió la idea de embarcarnos en el negocio de una tienda de artículos sexuales, algo novedoso en Sahagún, puesto que sería algo fuera de lo común, mucho más en una cultura conservadora como la nuestra donde hablar de sexo en público es un tabú. De la mamadera de gallo pasamos al hecho, y hoy tenemos una tienda donde hemos tomado con responsabilidad y seriedad“, Coincidieron ambos empresarios.

Como todo negocio nuevo, poco a poco se va abriendo espacio en el mercado local, los clientes que visitan estos locales quieren darle un toque novedoso a sus romances y relaciones maritales, por ello el ambiente de estos lugares es agradable, donde las personas ya no se cohíben de preguntar y aclarar inquietudes, todo lo contrario, buscan que experimentar nuevas sensaciones al momento de mantener relaciones íntimas .

Lo más vendido.

El mundo del erotismo está lleno de gustos, preferencias y aficiones. A estos les apuntan los miles de artículos y opciones que ofrecen los denominados “tiendas de sexo”, que vienen cobrando visibilidad en la localidad.

En Sahagún, por lo expresado por los dueños de estas tiendas, en un 95% de las mujeres compran lencería, ropa íntima que despierta los sentidos, pero son los vestidos de enfermera, policía, los baby doll, están entre los más solicitados por las mujeres. Los lubricantes y estimulantes le siguen en la lista se los artículos más comprados por las damas.

Por el lado de los los hombres, estos prefieren los retardantes, lubricantes, los condones fríos o calientes, y potenciadores sexuales, perfumes con feromonas, estos artículos son los reyes de las ventas a los clientes masculinos.

Un método eficaz, que muchos han  podido apreciar y que han utilizado para adquirir estos productos,  son las redes sociales. No todos se le miden a visitar este tipo de tiendas, por ello estos negocios poseen servicios a domicilio, sus ventas han resultado eficaces por la web, incluso, a  tal motivo que ya no solo tienen clientes en Sahagún, sino, en municipios cercanos y en otros departamentos.

El Facebook, Instagram y whatsapp, son algunos de los medios por donde se promueven estos servicios y de paso también se  venden muchos de  los artículos. “En whatsapp tenemos un grupo muy grande por donde vendemos, resolvemos dudas e inquietudes de nuestros clientes“, Manifestó Camila Agámez, administradora de Eros tienda.

En cuanto a los  clientes: La curiosidad por lo juguetes o artículos sexuales no tiene una edad definida, género u orientación sexual. En nuestro municipio, por la experiencia de estos establecimientos,  el rango de edad oscila entre los 25 y 50 años, muy a pesar que los jóvenes tengan muchos más prejuicios y son más indecisos a la hora de adquirir alguno de los productos o visitar el local.

No hay comentarios

Dejar una respuesta